Del cielo que enferma y la tierra que sana

Bert Hellinger